Trastornos de la lectura y escritura

          Según Banús (a) (2012),

 

El trastorno específico de la lectura (Dislexia) se caracteriza por un deterioro de la capacidad para reconocer palabras, lectura lenta e insegura y escasa comprensión. Ello no es debido a factores como la baja inteligencia o a deficiencias sensoriales significativas. Con frecuencia, viene acompañada de otras alteraciones en la expresión escrita, el cálculo o algún otro tipo de trastorno de la comunicación. (párr. 1).

 

          Este es un problema específico que afecta a muchos niños, por lo cual tienen problemas grandes de aprendizaje, y normalmente sus notas reflejan estos problemas, además como dice el autor este problema no se debe a que no sean inteligentes, sino que tienen una condición especial que los hace tener un ritmo de aprendizaje diferente de los niños promedio.

 

          Según Banús (a) (2012),

 

Otro problema en el tratamiento de los problemas lectores lo constituye la variabilidad de manifestaciones dentro del colectivo, donde podemos distinguir varios grupos. En un primer grupo se sitúan aquellos niños que pueden comprender bien una explicación oral, aunque no un texto escrito con los mismos contenidos. En un segundo grupo estarían los niños que leen mal las palabras y que manifiestan problemas de comprensión tanto escrita como oral. Finalmente, se han identificado otros niños que pueden manifestar dificultades en la comprensión aunque leen (decodifican) bien las palabras. (párr. 3-4).

 

      Al agregar la variedad de dificultades que se dan, existe un componente extra, que señala que cada uno de estos niños tendrán un ritmo de aprendizaje diferente, por lo cual encontrar una respuesta única es imposible, por lo que es importante poder identificar cual es el problema especifico y poder guiar al niño a su desarrollo a partir de su condición específica, ayudando al niño a tener mayores posibilidades de aprendizaje adecuados a su situación.

 

Al igual que sucede con la dislexia, se plantea el problema de delimitar a los sujetos que presentan un trastorno de la escritura. En primer lugar se encuentran los niños que muestran dificultad para escribir palabras con buena expresión oral; en segundo lugar, niños que escriben incorrectamente las palabras y que tienen dificultades en la expresión oral, y, en tercer lugar, niños que escriben correctamente las palabras y que tienen dificultad en la expresión oral. (Banús (b), 2012, párr. 1).

      Como anteriormente se mencionó estas dificultades son condiciones que hacen que niños encuentren problemas para aprender de manera regular, lo que les entorpece tener un rendimiento adecuado en la escuela regular, generalmente a estos niños se les hace complicado mantener un ritmo de aprendizaje normal, y esto los puede llevar a frustrarse.

 

          El psicólogo educativo entra a jugar un papel importante en estos casos, especialmente a la hora de identificar porque estos estudiantes no logran adaptarse de manera  normal como todos los demás, y cuando esta identificación se haya realizado, es realmente importante buscar ayuda que pueda garantizarle al estudiante tener las mismas oportunidades que los demás niños de su edad, con el objetivo de potenciarlo a su manera, con sus condiciones y de forma tal que él pueda defenderse en un futuro y pueda desarrollar sus capacidades al igual que los demás.

 

Referencias

 

(a) Banús, S. (noviembre, 2012). Trastorno de la Lectura. [en línea]. Recuperado de la fuente: http://www.psicodiagnosis.es/areaclinica/trastornosenelambitoescolar/trastornodelalecturadislexia/index.php

(b) Banús, S. (noviembre, 2012). Trastorno de la Escritura. [en línea]. Recuperado de la fuente: http://www.psicodiagnosis.es/areaclinica/trastornosenelambitoescolar/trastornodelaescrituradisgrafia/index.php

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar